miércoles, 10 de marzo de 2010

ETERNIDAD


No sé cuántas cervezas
debo beber
para borrar de mis labios
el amargo sabor a ti
Llevo sentado aquí
dos
tres
cuatro
cinco
o tal vez
seis horas
Una eternidad
que me hace pensar
que los inmortales
inventaron la muerte
para no fastidiarse
mientras que
detrás de la barra
el mesero me hace señas
para indicarme
que murió la flor